Para algunos, la línea entre el amor y la obsesión es muy delgada, aunque lo cierto es que se tratan de dos estados anímicos muy diferentes. Por ello, es importante distinguir ambas emociones. Y, en este reconocimiento, la inteligencia emocional juega un papel fundamental.