La enfermedad de un progenitor remueve los cimientos de la familia. ¿Cómo hay que comunicársela a los hijos? ¿Se debe ocultar alguna información? ¿De qué manera afrontar con ellos la posibilidad de un desenlace difícil?