La maternidad que se visibiliza en masa suele representarse con su mejor cara, la del amor cariñoso y sosegado y la entrega sin reservas. Pero la realidad está facetada por circunstancias menos favorables: violencia obstétrica, madres extenuadas, políticas de cuidado deficientes y una red de ayuda escasa.