El duelo por la pérdida de un bebé antes de dar a luz es un proceso lento y doloroso; pero, además, ha estado históricamente silenciado y está socialmente incomprendido