Tras dar a luz al primer bebé comienza una etapa llena de cambios, tantos que a nadie le sorprende ver a una madre primeriza obsesionada con la esterilización de los biberones o que comprueba constantemente si su pequeño está respirando