Varias organizaciones de derechos sexuales y reproductivos reclaman la despenalización de los abortos a partir de la semana 22, cuando existen malformaciones fetales. El texto de la nueva ley, aprobada en el Consejo de Ministros, no modifica este aspecto y deja a las gestantes en manos de un comité ético.