Seguro que tu hijo no ha querido saludar con un beso a alguien y te has sentido incómodo por ello. Debes saber que no hay que forzarlos porque están aprendiendo la importancia de respetar su cuerpo, lo que les puede proteger en caso de abusos.