Las agresiones sexuales cometidas contra mujeres por parte de varios varones empiezan a convertirse en algo habitual. Dentro de lo abominable que resultan estos crímenes dañinos y carentes de cualquier muestra de empatía, llama la atención la corta edad de algunos de los autores y de sus víctimas.