Seguro, ansioso, evitativo y desorganizado. Son los cuatro estilos de apego que se desarrollan desde la infancia y que marcan la forma en que los adultos se relacionan con los demás. A pesar de que se pueden modificar, una vez establecidos, se mantienen para toda la vid