El dolor provocado por una ruptura lleva muchas veces a tener sexo con otras personas con el objetivo de superar un proceso por lo general, traumático. Sin embargo, este comportamiento puede conseguir en muchas ocasiones el efecto contrario, pues la sensación de vacío suele ser mayor tras estos encuentros sexuales.