«Nadie nos prepara par ser padres. Se da por hecho que cada uno de nosotros somos capaces de ejercer ese papel de forma innata, pero lo cierto es que cuando llega el bebé empezamos a ver nuestras propias carencias y la situación se tensa.»